PACTOS CON EL DIABLO,REALIDAD O FICCIÓN

PACTOS CON EL DIABLO



Desde el principio de los tiempos el hombre siempre ha estado dispuesto a negociar con dioses y  espíritus, incluso con aquellos de naturaleza malvada con el fin de hacer su estancia "terrenal" más llevadera. Pactos y ofrendas para conseguir riqueza, poder, salud, bienestar, sexo o fama. Aunque la entidad maligna solicita el alma eterna de la persona para conseguirle sus peticiones.

Si bien los pactos Satánicos no siempre se daban de esta forma, en ocasiones era el mismo Diablo quien ofrecía a acabar con  sufrimientos, malas rachas, etc, prometiéndole  riquezas sin ningún tipo de limitación.


 El Diablo solía presentarse de forma tentadora a personas especialmente ambiciosas pero de corazón puro, su intención era adueñarse de un alma que siguiendo una vida normal no tenía un destino eterno aún definido.

La entrega de la manzana a Eva en el Edén fue, sin duda, el primer pacto que se estableció entre el genero humano y el Señor de las Tinieblas.
Para hacer un pacto con el demonio, se contrataban los servicios de un brujo o nigromante para que realizase un sacrificio ritual de invocación demoníaca.
 A cambio de este sacrificio, el demonio o demonios proporcionaban al beneficiario todo lo que hubiera pedido en un breve plazo de tiempo.
El pacto con los demonios fue utilizado extensivamente por babilonios, fenicios, minoicos, celtas, dahomeyas, mixtecas, mayas, aztecas y toltecas, así como por numerosos pueblos europeos anteriores a la colonización romana: Otras culturas que practicaron el pacto con los demonios en su origen pero luego lo prohibieron a si mismos y a los demás, una vez su poder quedó establecido, fueron los egipcios, acadios, chinos, prerromanos, judíos e indios, entre otros.
* El pacto con los demonios aparece al menos en el Neolítico y posiblemente en el Paleolítico.* La mayoría de civilizaciones lo utilizaron durante su periodo de formación y crecimiento.* El pacto con los demonios se expresa mediante diversas formas de sacrificio humano.




Hay pactos colectivos, que son los que supuestamente se llevaban a cabo durante el Sabbat o en los aquelarres de brujas, o los realizados por las modernas sectas satánicas, dedicadas a adorar y glorificar al Ángel Caído.

El pacto individual era el realizado por un practicante de la Alta Magia que buscaba poner al Diablo a su servicio o, al menos, tratarlo de igual a igual.

Los pactos con el Diablo conocieron su época mas brillante en la Edad Media, cuando comenzaron a circular los llamados Grimorios, manuales de formulas mágicas donde se incluían los complejos rituales necesarios para llevarlo a cabo, como “Las Clavículas de Salomón” o el “Grimorium Verum”.

El Mago o Nigromante debía renegar por completo de la Fe Católica, denunciar su obediencia a Dios, renunciar a Cristo y a la Virgen María, pisotear sus signos mas sagrados y realizar un sacrificio sangriento
Vender el Alma al Diablo


Los rituales para  vender el alma varían mucho dependiendo de las fuentes. Desde luego esta no es la web ni yo la persona adecuada para citar partes de ese ritual ni de sus pasos, en su lugar citaré algunos de los libros que según los entendidos muestran con mayor detalle los pasos del ritual o pacto por el que se vendería el alma al Diablo:


1- El Gran Grimorio es uno de los libros más autorizado en lo concerniente a los pactos diabólicos.
 En el Gran Grimorio se especifica como invocar y pactar con Lucifer Rofocal. Consciente de los riesgos que encerraría el pacto con el diablo, el Gran Grimorio incluye toda una serie de cláusulas llenas de dobles sentidos, triquiñuelas y escapatorias, que permitan burlar al diablo cuando éste se presente para reclamar su parte en el pacto. 
Al fin y al cabo, toda una eternidad de tormentos inenarrables, a cambio de unos pocos años de beneficios materiales, no son un buen negocio para nadie.
Uno de los rituales incluido en el Grimorium Verum, se dedica especialmente a la venta del alma al Diablo. Se especifica que los demonios “no dan nunca nada a cambio de nada”, aludiendo a la necesidad de ofrendas y sacrificios rituales, siempre de animales.

 El Grimorium Verum inicia su primera parte enumerando los tres principales demonios con los que se puede pactar: “Lo primero que debes saber es que existen tres potencias.
 Lucifer, Belcebú y Astarot”. Detallando como han de confeccionarse correctamente todos los elementos y herramientas del ritual: el pergamino virgen, las varas mágicas, el cuchillo de sacrificios, la lanceta, etc.

2- El Grimorium Honorii Magni  Libro del papa Honorio el Grande) se ha considerado el más “diabólico” entre todos los Libros Negrosprobablemente porque, a diferencia de otros Grimorios más limitados a la magia cabalística (judía)
- En España, sin duda uno de los libros prohibidos más populares, que todavía hoy circula en algunos ambientes esotéricos, es el 3- Gran Libro de San Cipriano.
 Este Grimorio, se especifica con detalle el ritual de invocación a los demonios y los pasos del pacto satánico. “El Ciprianillo” todavía hoy es consultado por algunos videntes, ocultistas y brujos de varias partes del mundo contemporáneo.


4- Rituales satánicos, “el culto a Satán no es una exclusiva católica, y en todos los pueblos del mundo ha existido un Lado Oscuro, y grupos de rebeldes al poder que le han rendido culto”. 
De esta forma, Anton LaVey incluye en su recopilación de “rituales satánicos” ceremonias, por ejemplo, de los Yezidies islámicos, una secta que adora al Sahitán del Corán, y que realiza sangrientos rituales de sangre en sus tenebrosos cultos; o los Khlysty rusos, vinculados al siniestro Rasputín, y feroces enemigos “satánicos” de la cristiana iglesia ortodoxa.




ALGUNOS DE LOS RITUALES PARA VENDER EL ALMA AL DIABLO

El brujo o nigromante determinaba el mejor momento y lugar para la celebración del ritual, teniendo en cuenta los intereses y limitaciones de los beneficiarios del pacto.
El criterio fundamental era que el pacto no pudiera ser interrumpido. Así, en los sacrificios públicos se habilitaba un espacio defendido por guardianes.
 En los particulares siempre se optó por elegir un espacio cerrado, fuera del alcance de ojos u oídos ajenos y tomando todas las medidas necesarias para prevenir cualquier interrupción. De esa manera, se aumentaba también el secreto.


El tiempo idóneo es, por este orden de relevancia:
1. Con dos días libres por delante.
2. Entre la puesta y la salida de Sol.
3. En noche de Luna Nueva o Cuarto Creciente.
4. Antes de que la víctima menstruara.
5. Durante la primavera o inicios del verano.

El lugar idóneo es, por este orden de relevancia:
1. En lugar de fuerza.
2. Con fuente de agua y fuego.
3. En monte o mar abierto, al aire libre.
4. En lugar cerrado y secreto.
5. Al amparo de la tierra.


Las velas, los inciensos, las ofrendas y el cuchillo sagrado empuñado enérgicamente por el oficiante, confieren a la escena un halo  irreal.
 La luna llena, que preside un cielo plagado de estrellas, supone el atrezzo ideal para completar tan dantesco contexto.
El mago inicia la invocación, combinando el latín tradicional con el creol, su lengua materna. Los demonios invocados, tras el protector círculo mágico, contenemos la respiración y concentramos nuestra atención al máximo… si todo sale según lo previsto, en unos instantes se materializaría ante nosotros Astarot, uno de los demonios legendarios, que han protagonizado los grandes tratados de Alta Magia .
Selección de instrumentos:

Normalmente, los beneficiarios del pacto aportaban el lugar y las instalaciones necesarias para su ejecución con seguridad.
El brujo o nigromante llevaba consigo el instrumental necesario, que variaba según sitio, momento, víctima y objetivo del pacto. Entre estos se hallaba: el filo ritual o athame, la pócima de poder, la piedra imán, el papel para el manuscrito, los compuestos para la tinta y las atenciones al sacrificio.
El nigromante suministraba también las cintas de unión, con la que se ataba durante unos minutos a la víctima con sus beneficiarios justo antes de iniciar el ritual, para terminar la sincronización.

Existen numerosas supersticiones sobre los materiales para invocar al demonio, incluyendo algunas  inexistentes en este plano como la piedra filosofal o la ematilla. Nada de todo esto era necesario. 
El nigromante aportaba todos los elementos exóticos necesarios, lo que se incluía en el precio de sus servicios.




LA VICTIMA Y EL NIGROMANTE





En la mayoría de culturas hubo una clara elección sexista de la víctima, según los propósitos del pacto:

* NIÑOS cuando se pretendía obtener poder político o éxito económico, multiplicación de riquezas, conocimiento científico-técnico, victoria en las guerras o salud masculina no infantil. Los chicos se preferían también para lanzar maldiciones, bloqueos o mal de ojo.

* NIÑAS cuando se pretendía obtener amor y buena familia o estabilidad familiar, fecundidad, atracción sexual, suerte en el azar, belleza, juventud, habilidad artística, alianzas sólidas o salud femenina e infantil. Las chicas se utilizaban asimismo para destruir maldiciones, limpiar bloqueos y anular el mal de ojo.


Seis días antes de la ejecución del pacto, se apartaba discretamente a la víctima del mundo y se dedicaba. Para ello, se le retiraba toda ropa, calzado y adorno, se la lavaba exterior e interiormente, se le hacía un pequeño corte sangrante en el himen o prepucio y se la encerraba en un cuarto desnudo e incluso en una jaula, baúl o cajón. 
Así declarada para el dios o diosa demoníaca, a partir de ese instante nadie debía tocarla ni dirigirle la palabra más que para darle breves órdenes. Algunas culturas tenían rituales de dedicatoria mucho más complejos.




En ese momento, se iniciaba la sincronización con los beneficiarios. Seis veces al día bebería la orina de los mismos directamente en su fuente, tres veces al día comería la pócima de poder aportada por el nigromante y una vez al día sería lavada de nuevo por fuera y por dentro.

La noche anterior al inicio del pacto, la víctima era entregada al nigromante para que completara su preparación por sus propios medios, y con el propósito de extraerle sangre exaltada para elaborar la tinta del pacto.

A la mañana siguiente, la víctima era encerrada por última vez mientras el nigromante se reunía con los beneficiarios para redactar el manuscrito del pacto y comer. Tras una breve siesta, conforme el sol comenzaba a ponerse, el pacto con el demonio comenzaría.



ELABORACIÓN DEL MANUSCRITO






El manuscrito demoníaco se redactaba sobre una hoja de papiro, con la tinta elaborada a partir de la sangre  de la víctima, mezclada con los demás componentes.
 Este manuscrito constituía el libre contrato entre la parte natural y la sobrenatural.

Se trataba de un texto sencillo, iniciado con una invocación formal y realizando normalmente una sola petición cortés por cada sacrificio. Al final, los beneficiarios firmaban con su nombre completo.
Entonces, el manuscrito se disolvía en alcohol y la disolución se agregaba a la última toma de pócima de fuerza que ingeriría la víctima antes del sacrificio. Así quedará escrito para los tiempos; caiga mi traición sobre mi cabeza y la de mi hijo si rompiera o alterara este pacto. Por siempre. (Firma


EJECUCIÓN DEL PACTO

Una vez realizados los preparativos anteriores, la víctima se trasladaba al altar para su sacrificio. Si todo se realizaba correctamente, el pacto quedaría cerrado y el dios-demonio pronto otorgaría a los beneficiarios cuanto le hubiesen pedido.


En el sacrificio, se daba muerte a la víctima de manera ritual dolorosa y horrenda, para impresionar favorablemente al dios-demonio. 

Entre los métodos utilizados se encuentran:

* Víctimas infantiles empaladas y asadas vivas en los tophets para Tanit y Baal Hamon o sus equivalentes, por todo el Mediterráneo. Probable canibalismo ritual.
* Griegos minoicos: posiblemente, castración y separación en vivo de la carne de los huesos. Probable canibalismo ritual.
* Europa central y del norte, indoeuropeos: víctimas de diversas edades ahorcadas, quemadas vivas, ahogadas, o sacrificadas a golpes.
* India: quemadas, desolladas, castradas, destripadas, separación de la carne del hueso.
* China: ahogadas, castradas, desventradas, empaladas, torturadas hasta morir.


* Semitas: extracción del corazón, quemadas. Posible canibalismo ritual.
* Egipto: inanición, emparedamiento.
* Mayas, olmecas, toltecas y aztecas: detención y extracción del corazón con la mano en vivo, previa apertura de la caja torácica en víctimas de todas las edades. En menor medida, niños asados vivos y guerreros muertos a flechazos. Una vez al año, la diosa Toci exigía niñas y muchachas desolladas vivas para mantener sus pactos.
* Incas: estrangulamiento y muerte por congelación de niños y niñas en las altitudes andinas ("capacocha").
* Africa Occidental y del Sur: desollamiento, descuartizamiento, empalamiento, carne separada del hueso. Probable canibalismo ritual.

3 comentarios:

  1. que miedo la verdad todo esto esta muy fuerte

    ResponderEliminar
  2. Y es de pensarse mucho antes de iniciarse en esto.
    saludos!

    ResponderEliminar
  3. pues venir aquí los que quieren el pacto luciferino ,
    si estás cansado de buscar una oportunidad ,
    nuestra empresa quiere tu alma si te interesa
    escríbeme aquí bankofsouls@gmail.com el pacto es ahora

    toda la información esta aquí www.quierotualma.tk

    ResponderEliminar